Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Coche eléctrico y recarga en movimiento 

Mientras los más innovadores están probando las carreteras electrificadas que recargan los vehículos eléctricos en movimiento, en España el presidente de ANFAC, la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones dimite

Dice que el motivo de la dimisión es el incumplimiento del gobierno con el compromiso de impulsar la electrificación del parque automovilístico.  

¿Acaso nos encontramos en una contradicción entre el desarrollo de la innovación para los coches eléctricos y la voluntad de un gobierno? Menuda sorpresa. 

Pero sin entrar en consideraciones políticas sobre la sostenibilidad del transporte, analicemos la situación de futuro en el corto plazo.  

En las fechas en las que estamos quien más quien menos ya ha planificado sus vacaciones de verano en España. Yo he hecho el ejercicio de evaluar si me podría ir con un coche eléctrico familiar de vacaciones. 

La respuesta es que si tengo el dinero suficiente para pagar el coche, sí, me puedo ir de vacaciones a donde quiero con mi coche eléctrico. Obviamente estoy pensando en el factor limitante de la recarga del coche. 

El problema, como digo más allá del precio del coche, es que no lo puedo cargar en mi casa. Ni cerca de mi casa.  

Y me temo que no podré hacerlo ni siquiera en los próximos años, sea cual sea el gobierno que tengamos e independientemente de su voluntad electrificadora. El motivo es que no hay potencia suficiente para instalar a una distancia razonable de donde vivo los suficientes cargadores de coches eléctricos para aumentar la cuota de este tipo de coches de manera sustancial. 

Pero voy a volver a las carreteras electrificadas que recargan los coches en movimiento cuando circulan por ellas. Parece que el sistema funciona, pero en realidad no deberíamos pensar en electrificar carreteras, sino en electrificar las ciudades. 

Continuamos con el inconveniente de la potencia eléctrica necesaria y de la problemática de la ubicación de los cargadores. Pero ¿y si electrificamos una parte de las calles de la ciudad para que los coches se carguen mientras circulan? 

Por cierto, que si alguno está pensando en que esto es fomentar el uso del coche aunque sea eléctrico, o que puedo usar más el transporte público o la bicicleta, que se olvide. Las ciudades se han construido sobre la base de la facilidad del transporte privado junto al transporte público. Si lo quieres cambiar, tendrás que cambiar la ciudad, las costumbres sociales y el sistema de sostenimiento económico de las mismas, y eso no es rápido ni fácil.  

ACTUALIZACIÓN importante: Ante los comentarios incrédulos sobre la capacidad de la potencia eléctrica para disponer de un cargador en mi casa debo matizar mis palabras. Por un lado, es cierto que en mi edificio la infraestructura no permite instalar cargadores de coches eléctricos. A esto es a lo que me refería con «potencia». Por otro lado, esto hace que dependa de cargadores en las calles u otras ubicaciones cercanas. Debido a la densidad de vehículos de mi barrio (como en la mayoría de los barrios de la ciudad de Madrid, España), unos puntos de recarga públicos no pueden solucionar el problema.

Esta crítica no debe entenderse como una negativa al coche eléctrico, al contrario, lo que estoy haciendo es justificar la necesidad de electrificar las calles para que funcionen como cargadores para los coches en movimiento.

Ignacio de Miguel

hombredecimo.com

News Hombre Décimo
Los viernes un resumen con las noticias de la semana:
Espacio, Microbiota y salud, Terapias génicas, Energías Renovables-Hidrógeno

¡Y enlaces extra!
icon